Banner Fever Tree 2

Entrevista a Clara Franco, actriz y comediante




Compartir esta nota:Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

Entrevista a Clara FrancoEdad: 37

Profesión: Actriz, comediante

Comfort food: Caldo Avá, Chupín de los primos, Langosta de la hermana

Sí o sí de vacaciones: Casquinhas de siri de Floripa

Favoritos: Marinera y Sushi

Irresistible: Salsita agridulce

Top 3 de la bisabuela: Sopa paraguaya, chipa guasu y kure mbaipy

Clara Franco comenzó el año debutando en la TV argentina como parte del talentoso crew de actores cómicos dirigidos por Leonardo Bechini en la serie Cazados. Mientras tanto, la actriz y humorista disfruta de su ciudad natal, San José de los Arroyos, del departamento de Caazapá(…)

¿Para qué sirve el humor? El humor es la llave que abre la puerta de las buenas emociones. El humor sana, distrae, ayuda a lidiar con un montón de situaciones. Yo lo tomé como un medio de vida. El paraguayo, además, es especialista en “tallar” a su “compai”, amigo o “socio”. Somos tentones natos y el humor nos sirve para iniciar grandes amistades o tremendos moquetes.

¿Cómo decidiste ser actriz? Yo creo que me sentí actriz desde siempre. Hasta cuando cantaba, me escudaba en mi hermana y “me metía en el personaje”, desde chica. Las primas mayores nos contaban cuentos, mi hermana Montse era súper fantasiosa y jugábamos a disfrazarnos y a inventar historias todo el tiempo. De hecho que creía que mi destino final sería Hollywood. Creo que voy a abrir un copetín con ese nombre acá en “Sanjo”, para cumplir mi sueño (se ríe).

Sos cantante y actriz, pero descollaste como humorista. ¿Se impuso tu personalidad en tu carrera? Siii! Canto desde que tengo noción. Primeramente éramos “las tres hermanitas Franco” y luego de adolescentes formamos un dúo folklórico con mi hermana mayor Montserrat (hoy cantante lírica de trayectoria internacional). También formé parte del grupo Kaioba durante 5 años. La actuación sigue siendo mi pasión y en cuanto a eso tengo muchos desafíos pendientes. Y sí, fui desembarcando de a poco en el humor como el perro corre al hueso (risas). El humor desde siempre me metió en líos y triunfos, al mismísimo tiempo.

¿Qué recuerdos y sabores recuperaste al volver a San José?San José, es tan, pero tan fuerte para mí, que volví a vivir aquí. Mis hijos felices, como si estuvieran en vacaciones permanentes y yo me siento plena volviendo al lugar, desenterrando recuerdos, cosas, por sobre todo comiendo todito lo que me gusta, y de las mismas manos: la sopa de mi madrina, el chicharõ hu’iti de Nancy, el arroz con leche de mamá. La única que me ayuda a sentirme menos culpable es la lechuga de la huerta de la mamá de Eva (una amiga). No voy a hablar de las gallinas caseras de la feria ni de la Chipa so’o de la feria porque van a descubrir mis secretos más preciados (se ríe).

¿Es cierto que siempre venís a Asunción en colectivo? ¡Aaah! ¡Ciertísimo! Cuando hace un año fui a trabajar a Buenos Aires (para filmar Cazados) andaba muchísimo en colectivo y me acostumbré a las largas distancias. No son tan estresantes y la gente en el colectivo es genial. Algunos me reconocen y me paso saludando a todos. Soy feliz y me paso hablando en guaraní, que me encanta. Todos somos iguales, y el artista se debe al público, así que compartir con la gente que te ve, te quiere, es lo mejor. Viendo a la gente me imagino mil personajes.

Sí, soy un “desatre”

“Una temporada de mi vida cociné y hasta llegué a hacer pan. Ahora hasta cuando digo que voy a hervir agua se matan de risa. ¡Que crueldad!”, dice Clara Franco, siempre con un poco de humor.

¿Qué representa la cocina en tu vida? s una materia a desarrollar. A veces me veo cocinando en el tatakua. En mi mundo paralelo eso ya lo tengo logrado (se ríe).

¿Qué platos o comidas se quedaron especialmente en tu memoria? n caldo avá, cocinado en olla de bruja a la leña (se ríe). Me recuerda a mi infancia. También el chupín de mis primos y la langosta de mi hermana. ¡Tengo tantas comidas en el recuerdo!

¿Qué te gusta comer cuando viajás? Casquinhas de siri en las playas de Floripa. Directo me vienen a la mente.

En el tiempo que viviste en Buenos, ¿qué te gustaba comer o beber? reo que comí todas las facturas de la confitería de a la vuelta de la casa de mi amiga en Buenos Aires y también las maravillas que cocinaba mi compadre. Y siempre me invitaban cervecita. ¡No me podía negar!

¿Sos de salir mucho? n Asunción salía bastante. Con Mike (Cardozo, músico) solía recorrer. Creo que casi fui accionista de Sushi Club un tiempo (se ríe). Iba a Un toro y 7 vacas, Tierra Colorada y creo que casi ninguna churrasquería se ha salvado de mí. Además me encanta el capuchino de Café Martínez.

¿Cuáles son tus platos preferidos? Tengo un amplio abanico de antojos. Soy fan de las comidas típicas, me encaaantan los frutos de mar y adoro experimentar platos rarellis. Pero mis debilidades son la marinera y el sushi… Sí, soy un “desatre”.

¿Qué debe tener un plato para que sea irresistible? lguna salsita agridulce. ¡Ñaaaam!

¿Qué plato formó parte de tu ficción? Se ríe) Cuando actué en la película 18 cigarrillos y medio, recalenté 29 veces un guiso. Ese guiso literalmente formó parte de mi ficción.

¿Sos de tomar vino? o soy muy vinera, pero siempre que me hablan de vinos salto a contar que mi hermana es sommelier.

¿Qué recuerdos tenés de sabores y aromas de la cocina de tu casa cuando eras niña? opa, chipa guasu, kure mbaipy… Todo lo que salía del tatakua de mi bisabuela. Cuando tenga tatakua me encargaré de revivir todas las bellezas que comía en la época. ¡Prometo!

banner-mburicao-450x72
banner-paracuandolavida-2-01-01