20 de Abril de 2024
El enólogo jefe de El Enemigo Wines y Catena Zapata, fue incluído en la guía The Master Winemaker 100, que celebra a las estrellas del mundo del vino que han obtenido el máximo galardón de las degustaciones The Global Masters de The Drinks Business. La premiación internacional fue en Vinexpo Paris en febrero 2023.

El 'niño terrible' de su familia, Vigil dejó la escuela a los 14 años para unirse a una cooperativa de vinos, pero -para tranquilizar a su madre- continuó sus estudios y se graduó como el mejor de su clase en ingeniería agrícola. Dirigió la división de suelos del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) de Argentina, antes de incorporarse a Catena Zapata en 2002 como enólogo jefe. En 2009, él y Adrianna Catena crearon el vino El Enemigo.

19 de Abril de 2023

Alacarta

¿Qué o quién te inspiró para convertirte en enólogo?

Nacer en una casa donde el vino era una forma de vida. Mis mayores inspiraciones fueron mi abuelo, mi padre y la vida.

¿Cuál es tu parte favorita del trabajo?

Pasear por los viñedos, sentir el calor, regar, vivir los fríos días de poda, observar el día a día y llevar esa experiencia a la bodega de la forma más transparente posible.

¿Cuál es la más difícil?

No estoy seguro de que sea lo más difícil, pero entender que uno no puede cambiar la naturaleza es difícil. Siempre recordaré una cena familiar. Estábamos a punto de cosechar tomates y de repente cayó granizo y lo arruinó todo. Mi abuelo salió después de la tormenta, se arrodilló y mi abuela se paró junto a él y le dijo: “Mañana empezamos de nuevo”. Volvieron adentro y continuaron la cena.

¿Qué bebida es tu favorita al final de un largo día?

Me gusta disfrutar del vino blanco espumoso o fresco. Nunca descarto el vino con cubito de hielo o mezclado con agua con gas. Algo para refrescarme, cuerpo y alma.

¿Qué consejo le darías a tu yo más joven?

Me recordaría, más que aconsejarme, que todo está por hacer y todo se puede cambiar y no hay absolutos, ni siquiera nosotros mismos. Cambiar paradigmas no es una opción, es la opción.

¿Cuál fue tu mayor error al elaborar vino?

El mayor error fue pensar que uno puede cambiar los vinos desde adentro de la bodega. Es en el viñedo donde se puede hacer una verdadera mejora.

¿De qué logro sobre vino te sentís más orgulloso?

De haber apostado al Malbec en la década del 2000 cuando se producía más Cabernet Sauvignon, de apostar por el Cabernet Franc a mediados de la década del 2000 y de pensar que podíamos producir Chardonnay de clase mundial. Básicamente, estoy feliz por permitirme soñar.

¿Quién es hoy tu inspiración en el mundo del vino?

Nicolás Catena es mi inspiración, un verdadero pionero. Adrianna’s Vineyard en Gualtallary, Valle de Uco, es un ejemplo perfecto de su visión. Hoy un viñedo de clase mundial que plantó cuando la región era solo un desierto.

“El mayor error fue pensar que uno puede cambiar los vinos desde adentro de la bodega. Es en el viñedo donde se puede hacer una mejora real”

¿Dónde estaría tu viñedo de fantasía?

Existe y está ubicado en Lunlunta (Maipú, Mendoza). Un viñedo de 100 años. Paseando por este lugar me siento pequeño y me revitaliza. Esta es la esencia del terroir, la importancia del ser humano como un todo y no de una persona en concreto.

Si no fueras enólogo, ¿qué estarías haciendo y por qué?

Nunca hubo Plan B. Soy y seré siempre viticultor.

¿Cómo cambió tu gusto por el vino a lo largo de tu carrera? 

Hace mucho tiempo, un enólogo de Borgoña me preguntó qué me gustaba producir, si vinos blancos o tintos. Rápidamente respondí tintos. Hoy, después de 20 años, me encanta el reto de los blancos, vinos que suelo beber. Los blancos son transparentes a la región y a las técnicas de vinificación. En los blancos es donde realmente podés ver el respeto de los enólogos por el terroir.

Master medals 

Gran Enemigo Blend 2017 

Malbec Masters 2021 

Notas relacionadas

Lo más leído