5 de Diciembre de 2022
En 1987, Aurelio Montes y Douglas Murray compartían una visión que, inmediatamente, en 1988, ya había calado también en las fantasías de Alfredo Vidaurre y Pedro Grand. Ellos son los cuatros socios originales de Viña Montes. ¿Cuál era aquel sueño? Ser pioneros en Chile, en la producción de vinos de gran calidad.

"Montes nació en una época en que no se producía vino de alta gama en Chile y llegó para marcar el camino, para demostrar que Chile era capaz de mejorar la calidad de sus vinos", nos cuenta Santiago Izcúe, enólogo de la bodega.

La fama de la bodega no tardó en llegar y creció con el paso del tiempo y la suma de etiquetas. En 1996, Montes continuó con su perfil innovador, siendo la primera viña chilena en producir un vino ultra premium, el Alpha M, que estableció un nuevo estándar de excelencia para los vinos chilenos de alta gama. El Montes Alpha M, que tiene su origen en el Valle de Apalta, es un vino aromáticamente elegante, concentrado en boca y uno de los chilenos más premiados del mundo.

"Montes -señala Izcúe- es una bodega con mucha riqueza, que produce vinos de alta calidad, en una amplia variedad de etiquetas. Sus siete líneas abarcan botellas de tintos, blancos y rosados. Trabajamos con blends que buscan obtener lo mejor de cada terroir de Chile, para enaltecer sabores, texturas y aromas de distintas cepas, y así lograr vinos de estándar mundial". 

7 de Noviembre de 2022

Alacarta

Montes, con M de mística.

En diciembre de 2004, Viña Montes inauguró su bodega de Apalta, que tiene una capacidad de 2.300.000 litros y un diseño que incorporó los principios del Feng Shui, para asegurar un ambiente armónico tanto para los colaboradores como para los vinos. El agua y la madera, el sol, la luna y el metal son los elementos aplicados, que conectan a la bodega con el universo exterior. 

Mantener la manipulación del vino en un minimum es uno de los principios esenciales de la bodega. Por esta razón no se instalaron bombas, sino que es la gravedad la encargada de mover las uvas y transportar el mosto y el nuevo vino. Con este tratamiento Viña Montes logra vinos delicados y de taninos suaves. 

En la sala de barricas de la bodega, los vinos encuentran la calma y la armonía brindada por los Cantos Gregorianos, que suenan durante el proceso de añejamiento de los vinos premium de Montes. 

"Montes Alpha arrancó siendo innovador y eso se mantiene en todas las líneas que lo siguieron. Siempre estamos innovando, sin olvidar la tradición, siendo fieles a la esencia y a los principios de nuestros fundadores" -explica Santiago Izcúe, mientras afirma que el consumidor los elige porque ofrecen vinos de consistencia, al mismo tiempo que productos nuevos.

La sustentabilidad como cultura.

Desde sus inicios, Viña Montes se ocupa por generar una huella positiva, trabajando con la agricultura regenerativa, el uso responsable de los recursos, el manejo consciente de sus residuos, la investigación y desarrollo de las buenas prácticas ambientales, y el compromiso social. Obtuvo la Certificación del Código Nacional de Sustentabilidad de la Industria en el año 2011, siendo una de las primeras bodegas chilenas en alcanzar este logro. Hoy cuenta con certificaciones en las áreas de viñedos, bodega y desarrollo social.

Conociendo los desafíos del cambio climático y las nuevas exigencias de mercados cada vez más comprometidos con la huella medioambiental y social, esta filosofía de Viña Montes nos permite mirar hacia el futuro con optimismo.

"Siempre estamos innovando, sin olvidar la tradición". (Santiago Izcúe, enólogo de Viña Montes)

Descorchar, probar y explorar.

Pensando en los consumidores de las nuevas generaciones, Santiago Izcúe nos invita a la diversión: probar distintas etiquetas, ya que lo entretenido del rubro es que no existe un vino perfecto, sino que se involucran los estados de ánimo, los gustos, los momentos y muchos otros factores subjetivos, así como la historia que esconde cada botella.

El enólogo considera que un buen punto de partida es el pinot noir o un rosado, por la versatilidad en cuanto a temperatura, acompañamiento y ocasiones de consumo. "Lo importante es no quedarse, sino explorar y avanzar. Se producen muchos vinos de alta calidad y cada botella puede llegar a ser muy interesante, por lo cual tomar un mal vino no tiene sentido".

Vinos Iconos.

Todos los vinos de esta línea tienen origen en Colchagua, el valle más reconocido de Chile a nivel mundial, por sus condiciones excepcionales para la vitivinicultura. La línea está conformada por cinco etiquetas con gran potencial de guarda.

Taita. Un blend 85% cabernet sauvignon; el 15% restante es un secreto de enólogo.

Montes Alpha M. Un blend de estirpe bordelesa a base de cabernet sauvignon.

Montes Folly. 100% syrah.

Montes Muse. 100% cabernet sauvignon.

Purple Angel. 92% carmenere y 8% petit verdot.

En el mundo y en Paraguay.

Las etiquetas de Viña Montes llegan a más de 120 países. El 95% se destina a la exportación, quedando el 5% en Chile. El mercado asiático es uno de los más importantes para la marca, seguido por el europeo, Estados Unidos y Brasil.

Importados por Caminos del Vino, en Paraguay se encuentran disponibles todas las etiquetas de la línea Iconos, además de la mayoría de las otras líneas. 

Lo que vendrá.

El futuro de los vinos Montes está marcado por la filosofía de la bodega: el compromiso con la calidad, la innovación permanente y los ideales de sus fundadores. Hoy, nos devela Santiago Izcúe, se están explorando nuevas áreas de plantaciones con características únicas, que prometen interesantes novedades para el futuro.

A la espera de estas novedades, levantamos la copa y brindamos por el futuro próximo.

Notas relacionadas

Lo más leído