6 de Marzo de 2021
Descargá la aplicación.
Alacarta App
La aldea global de Grace Field

Grace FieldLa mayoría conocemos lo mágico que puede ser reunirse con amigos alrededor de una parrilla. El asado es uno de los rituales que aportan a la vida cultural paraguaya y mantienen la social con una razón más para juntarse. En un asado puede iniciarse cualquier tipo de aventura, divague o negocio. El hecho es que el ritual parece tener la misma influencia, sin importar que sea asado paraguayo o su versión coreana.

Este último es el caso de Grace Field, copropietaria de lo que comenzó siendo un camioncito de comida y evolucionó a un local con fanbase leal: Koggi.

En un asado de cumpleaños, Grace y sus amigos prepararon bulgogi, que es básicamente asado coreano: carne vacuna cortada en tiras, marinada en salsa durante muchas horas y asada a la parrilla. Fue tal el deleite de los presentes y los pedidos de una segunda ronda, que Grace y sus amigos quedaron prendidos con la idea de darle una probada al modelo de negocio del food truck. Después, una segunda noche, sumaron más elogios preparando wraps, “este es el lomito árabe más rico que comí en mi vida”, escucharon que alguien decía, y se convencieron.

97 semanas después (como me dijo ella), Koggi ya tiene 1 local y 2 camioncitos listos para salir a servir cualquier tipo de evento.

Nos encontramos en su departamento sobre Perú, donde su amiga Maga, colombiana, nos preparó un café colombiano delicioso mientras hacíamos nuestras fotos. La mayoría de los amigos de Grace son extranjeros, así como la mayoría de la gente que trabaja en Koggi. 

Kian, por ejemplo, nacido en Nueva York, mitad colombiano, mitad japonés, es mixólogo en un hotel 5 estrellas de Washington DC. Él hizo la nueva carta de cocteles de Koggi. Otro de los socios es David, nacido en Madrid pero criado en Islas Canarias, de origen mitad paraguayo y mitad colombiano.

Grace, por su parte, nació en Buenos Aires, hija de madre coreana y padre estadounidense. Su familia se mudaba cada tanto, y por eso vivió en Corea desde los 8 hasta los 15 años. Fue a la secundaria en Santiago, Chile, y luego a la universidad en Estados Unidos, donde vivió 10 años. Ahora vive en Paraguay desde hace 4. Hablar con ella es entretenido porque mezcla idiomas todo el tiempo. Con su familia habla en coreano, inglés y español; el que salga primero. En Asunción usa mayormente el spanglish, porque la gente entiende más lo que ella quiere decir. 

Seguramente por su experiencia personal, a Grace le encanta y promueve la idea de la comunidad global. Atraer diferentes culturas y mezclarlas todas juntas como en uno de sus wraps. Por eso, aunque el menú de Koggi está inspirado básicamente en la gastronomía coreana, no va más allá de eso. En las paredes del local hay cuadros de artistas paraguayos, la música es reggae, tienen una variedad bien marcada de tragos y el que te atiende en la caja seguramente no es de por acá.

Grace Field

Grace piensa que debemos estar siempre abiertos a experiencias y sabores que no son los “normales” de nuestra cultura. Una amiga suya trajo hace poco una cita a Koggi, y el chico le dijo que “no comía verduras”, seguramente un carnívoro clásico. Según Grace, esto dice mucho de la persona, si no se anima a probar algo nuevo -que al final del día es comida-, imagínense todas las otras cosas que no podrá hacer. “Si no puede comer un Koggi wrap, no te va a hacer llegar en la cama”.

En las fotos, fue condición agregar a Bobby, el bulldog de Grace y mascota del local, que suele andar engrasado por las caricias de las manos aceitosas de los clientes. Pronto su juguetón rostro estará en las remeras oficiales de Koggi.

Terminamos pidiendo comida de un coreano que está a unas cuadras de su casa. Ella eligió todo: bulgogi, sopa de kimchi, tangsuyuk (carne de cerdo frita con salsa agridulce) y fideos negros. Seguimos hablando de comida oriental y los restaurantes que le gustan: Hiroshima y Sukiyaki. Desea tener un lugar donde comer comida tailandesa (también nosotros).

Pero, gracias a lugares como Koggi, que nos van introduciendo a nuevos sabores y experiencias, seguramente no tardará mucho en cumplirse nuestro deseo.

2 de Mayo de 2018

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído