20 de Mayo de 2022
Hoy les hablamos de Tentazione, licores italianos elaborados en tierra paraguaya. Su historia viene de lejos y comienza en la ciudad de Nápoles en Italia, un país que posee una larga lista de famosos licores de todo tipo y sabores.

16 de Diciembre de 2021

Alacarta

Nápoles es cuna del limoncello y de la cultura del aperitivo. Allí es costumbre acompañar cada comida con un buen trago o un buen vino y luego, terminarla con un limoncello bien frío que ayuda a tener una buena digestión. 

A pesar de su gran tradición e influencia, como sucede con todas las culturas del mundo, aquella también necesita confrontarse para mejorar. Por esto, la idea de Tentazione se hizo realidad lejos de su lugar de origen. Decide desembarcar en Paraguay, un corazón que late de cultura latinoamericana. Un país dueño de una gastronomía todavía poco conocida en el mundo, pero que tiene muchas ganas de crecer, confrontarse y afirmarse. En ese contexto de desarrollo, toma vida el proyecto Tentazione.

Para empezar decidimos enfocarnos en desarrollar dos productos. Cada uno representa a su manera a los dos países que están en el centro de este proyecto: Italia y Paraguay. Decidimos representar a Italia y específicamente a Nápoles con el limoncello y a Paraguay con un licor de hierbas aromáticas, menta y mandarina.

El limoncello es un licor típico de Italia elaborado en base a una lenta maceración de cáscaras de limón “siciliano” que, con el fin de extraer al máximo sus aceites esenciales, debe pelarse a mano. Por este motivo el limoncello Tentazione cumple con ese proceso artesanal siendo los limones pelados uno por uno a mano, cuidando que solo la parte amarilla vaya a maceración. 

Después de un largo y secreto descanso, el producto se filtra y se le agrega su parte dulce. Luego pasa a un filtrado adicional y al embotellado, seguido por un descanso final en botella, antes de ser vendido y degustado. 

Nuestro consejo es guardar el limoncello en el congelador y tomarlo a -20°C (no se congela) para exaltar todo su aroma y sus propiedades digestivas. En Italia, la costumbre es tomar un vasito después de las comidas. Esta práctica se adapta perfectamente a la cultura del asado paraguayo. Estamos convencidos que no existe nada mejor que un buen asado en buena compañía, que termine con un shot de limoncello.

Podés comprar limoncello y licor de hierbas, menta y mandarina aquí

Notas relacionadas

Lo más leído