17 de Agosto de 2022
En Santiago de Chile hay de todo lo que uno pueda imaginar. Con Christian Mezger imaginamos un restaurante de platos perfectos, excelentes cocteles y mucha onda. Encontramos a Malva Loca, en la galería CV, y nos dispusimos a pecar sin remordimiento.

Malva Loca

El equipo de Malva Loca se autodenomina pecador y, con un sincero espíritu de grupo, dan la bienvenida a los de su clase, ofreciendo platos y tragos que resisten todo menos la tentación. Renzo Tissinetti es el encargado de darles vida a los platos que provocan, con solo leer la carta. Antes de volver a sus raíces y plasmar su experiencia en Malva Loca, Tissinetti fue jefe de cocina en Corral de la Morería, un restaurante español con una estrella Michelin. Tissinetti nos invita al papeo, palabra quizás extravagante pero con un significado de lo más simple: comer lamiendo el plato si se quiere, y tomar empinando el codo..., eso sí, con opciones veganas y celíacas incluidas.

29 de Julio de 2022

Alacarta

La cocina de Malva Loca no se estanca en tendencias y utiliza los mejores productos locales que recibe a diario. Curiosos e impenitentes, con Christian nos dedicamos al placer de descubrir las opciones que más llamaban nuestra atención. Empezamos con una berenjena asada, acompañada de un mix de shiitake, champiñones París salteados, almendras tostadas y emulsión de betarraga. Un plato brutal en sabor y texturas, me hizo pensar en lo regaloneados (mimados en chileno) que a veces son los veganos. Apenas terminamos, quisimos más. Seguimos con un Siu Mai de pato, que son gyozas rellenas de pato, foie, mostaza verde y cebolla vermut, salseadas con yema trufada y picada de pistachos. Según Christian, la yema trufada fue una de las mejores experiencias que vivió en mucho tiempo. Desde la barra nos sugirieron maridar el papeo con cocteles de autor. Ni Christian ni yo nos negamos y nos prepararon un Lawen: gin Pajarillo, jugo de pomelo, syrup lawen y toque de ginger ale, cargado de magia ancestral y honor a la cultura mapuche, servido en vasos diseñados por el artista Rag Mapu. Lo acompañamos con un Tiradito de pesca del día, adornada con emulsión de palta, sésamo y salsa de soja ligeramente acidulada.Del 1 al 10, un maridaje 11 puntos. Entre los cocteles más dulces, mi favorito fue el Entre algodones, vodka, sirope de lavanda, jugo de limón, ginger ale y terminado con algodón de azúcar y un plus divertido: gomitas de ositos. Marida súper bien con la Baoqueta, sándwich de pan bao con forma de marraqueta (típico chileno), con pescado frito, ensalada a la chilena y alioli acevichado. Como dicen en Malva Loca, “al más puro estilo del puerto”.

¿Nuestra opinión? La tentación fue tan grande que ni llegamos a sacarle foto. Como indica la lógica del buen pecador, terminamos con los postres. Quienes amen los Sahne-Nuss (no conozco chileno que no sea fan), la opción es Cremoso de chocolate 70% cacao y lavanda, con crema de praliné de avellanas, gel de romero, bizcocho aireado de avellanas y avellanas confitadas. Irresistible. Antes de terminar confieso que viviendo en un país donde abunda, no soy una entusiasta del mango. Pero los chicos de Malva Loca me convencieron y probé el Mango nitro, postre elaborado con crema de mango en nitrógeno líquido, bizcocho de limón, aceite de oliva, mascarpone y sopa de maracuyá con té verde. La experiencia finaliza en la mesa, con los fuegos artificiales del nitro. Pasando del pecado a la virtud, declaro que el mango tiene hoy una nueva fan. 

 

Alonso de Córdova 4355, local 305, Vitacura

+56 2 332 34340

Malvaloca.cl

Notas relacionadas

Lo más leído