17 de Agosto de 2022
El Paseo Via Allegra en las calles Senador Long y Tte. Vera, es donde se encuentra Virtu, un local dedicado exclusivamente al té.

18 de Julio de 2022

Gisselle Jara

El ambiente de este lugar nos recuerda a Alicia en el País de las Maravillas y a su Conejo Blanco vestido de impecable chaleco, bebiendo una taza de té. También a las idílicas escenas de Pride & Prejudice, cuando las hermanas Bennett comparten la tradicional merienda inglesa. En Virtu se celebra una bebida milenaria cuya popularidad en el mundo es sobrepasada solo por el agua. La pasión por el Camellia sinensis va en ascenso en Paraguay, y este atelier es un lugar de exploración para los que desean aprender más sobre el té y su propuesta de experiencias sensoriales.

Virtu se especializa en tés en hebras puros de origen, como el té verde y el negro provenientes de Japón, China, Taiwán, Sri Lanka, India, y otras regiones. 

Con esta materia prima de alta calidad, la sommelier de Virtu elabora los blends o ensamblajes agregando ingredientes exóticos, como pistacho, frambuesa, manzana, grosellas, pétalos de malva, bergamota del sureste de Italia y otras delicias. 

Los interesados pueden tomar los tés en el local o llevarlos, para consumir o para regalar -pues se trata de una excelente opción de regalo-. Este té atelier introduce a las personas a la cultura del té, desde lo conceptual a lo sensitivo. El ambiente está pensado para sorprender, incluso, a los más avezados bebedores. La carta ofrece una ceremonia de iniciación tradicional Virtu, en la que podemos elegir un blend de té en taza, entre 30 tipos de combinaciones (G.16.000), que viene con una torre de scons, mermelada y crema ácida de la casa, todo en vajillería Luis XV y un reloj de arena para medir el tiempo de preparación. Para obtener el mejor sabor, Virtu enseña la importancia de respetar los tiempos de infusión para evitar que el té no se oxide e impregne el paladar de un gusto amargo. 

Por ejemplo, el té verde debe reposar dos minutos en agua a 80°C, mientras que el negro y el rojo deben pasar cuatro minutos a 90°C.

Virtu también ofrece tisana que, a diferencia del té, es el resultado de hervir hierbas o especias en agua. 

Para los expertos, ofrecen tés puros en teteritas, aptas para catar los tés de origen, con reifunsiones para compartir con amigos. 

El atelier tiene otras opciones a base de Camellia sinensis, destacándose el matcha latte frío o caliente (G.22.000), originariamente chino, aunque los japoneses lo perfeccionaron. Esta mezcla lleva té verde pulverizado; leche entera, descremada o vegetal; y un toque de vainilla.

El menú se completa con chai latte (G. 22.000) que contiene té negro y especias; la kombucha (G. 20.000) se prepara con té verde Sencha con fermentado en scobby y saborizado con frutas.

En cuanto a las bebidas con alcohol, la casa cuenta con cerveza artesanal a base de té verde (G. 16.000); gin tonic con un toque de agua tónica, gin y un blend botánico Virtu. Para maridar podemos optar por scons, tostadas con o sin huevos, mixto árabe, medialuna de jamón y queso, y otras exquisiteces. 

Si querés conocer más sobre Virtu y el mundo del té, no dudes en visitar el atelier para vivir una experiencia inolvidable. Te vas a replantear lo que sabías sobre este brebaje milenario.

Notas relacionadas

Lo más leído