3 de Diciembre de 2022
¡Allahu Akbar!

Tradicionales restaurantes inspirados en la cultura árabe en São Paulo. Allahu akbar: ¡Alá es grande!

1. Almanara

Rua Basilio Gama, 70. Centro, São Paulo. (11) 3085 6916

Los aromas y sabores de la milenaria cocina árabe eran casi desconocidos en Brasil cuando el restaurante Almanara se estableció en la ciudad de São Paulo, en 1950. El primer restaurante de la cadena está situado en el corazón de la ciudad y sus comensales eran en su mayoría inmigrantes árabes.

Pero no tardó mucho para que el paladar brasilero fuera familiarizándose con los sabores de la tradición árabe, en gran parte por la popularidad de este restaurante. Su influencia fue tanta que el kibe y la sfiha son conocidos y apreciados en todo el país, incorporándose gratamente a la dieta diaria de las grandes ciudades de todo el país, logrando incluso compartir el mismo territorio con las tradicionales coxinhas. Después de 60 años, el restaurante tiene 14 sucursales en los principales shoppings y puntos comerciales de la ciudad de São Paulo. Cuando el apetito exige una entrada, elija el kibe frito; supera ampliamente a la sfiha de carne. Para no cargarse exageradamente con las calorías, pida la ensalada Agadir (lechuga, tomate, zanahoria, mozzarella y salsa a base de mostaza); viene acompañada de Kafta grillado, que nada más que carne molida condimentada, servida en brochettes, uno de los platos libaneses más tradicionales.

Alamanara

2. Arábia

Rua Haddock Lobo, 1397. Jardim Paulista, SP. (11) 3061 2203

La historia del restaurante Arábia comenzó en 1987, en una pequeña rotisería con cuatro humildes mesas.  Al poco tiempo, el éxito de las recetas hizo que fuera inevitable buscar un local de mayor tamaño para acomodar a su creciente y próspera clientela. Treinta años después, ya son cuatro los locales repartidos por la ciudad. La primorosa atención, sumada a la alta calidad de sus productos, hacen de Arábia uno de los mejores restaurantes árabes de São Paulo. Su éxito no pasó desapercibido, ya que fue condecorado en varias oportunidades por la prensa especializada. El menú invita a la tradicional cuajada fresca con pan árabe como entrada. Entre los platos de fondo, destaque al Michui de filete (carne de cordero, cebolla, locotes asados y poroto blanco). Para el gran finale, dulces típicos como el Ataífe de nata (algo parecido a un crêpe con relleno y cubierto de salsa de flor de naranjo) o el Malabie, que lleva salsa de amizcle, agua, flor de naranjo y jalea de damasco.

3. Manish

Av. Horácio Lafer, 491. Itaim, SP. (11) 3071 3663

Este es sin lugar a duda uno de los restaurantes étnicos más elegantes de São Paulo. Por su arquitectura, es posible percibir que su concepto de restaurante va más allá de lo gastronómico, proponiendo una experiencia sensorial completa. Abierto en 2011, Manish es considerado una referencia urbana; su fachada es un inmenso mural de geopolímero de celosía, inspirado en la famosa Mezquita Nacional de Malasia, construida en 1965. La luz natural es filtrada por medio de él, invitándonos a empezar nuestro almuerzo con las sfihas abiertas de cebolla caramelizada o, mejor aún, la de queso de cabra y sésamo. El abrecaminos puede incluir kibe frito con relleno de papa (algo no muy común) o la cuajada fresca con  pepinos y menta. Luego de esto, tenga en cuenta los siguientes platos de fondo: atún a la Farabbud, sellado en la parrilla con salsa a base de aceite de oliva y zathar; Camarones a la Flamingo, grillado con zapallitos y pesto con salsa de verdeo; Lomo de cordero marinado con vino blanco y hierbas; Filet de surubí con salsa Tarador y nueces; Ensalada Manish, hojas verdes, queso de cabra, pistachos y damascos en salsa de miel.

manish-pinheiros-interna-02

4. Miski

Alameda Joaquim Eugênio de Lima 1690. SP. (11) 3884 3193

El Miski fue fundado en 1987 como una elegante rotisería dedicada a la culinaria siriolibanesa. Desde entonces ha evolucionado hasta convertirse en uno de los mejores restaurantes de comida árabe de São Paulo. La casa cuenta con dos ambientes: uno de ellos en la planta baja y otro en un piso superior. En este último el servicio es de buffet.

El restaurante está bajo el comando de su propietario, Sergio Kalil, y ofrece los mejores productos de la culinaria árabe; según nos comenta, 95% de sus productos son importados. Ahora bien, una de las mejores formas de esperar por un plato de fondo es pedir una porción de Choucri Hamasni, pistachos de gran tamaño, importados y considerados los mejores del mundo, cuya sal  viene de Canadá.  Seguidamente, y como plato de fondo puede optar por la paleta de carnero con cebolla.

3 de Mayo de 2018

Rodrigo Silvero

Notas relacionadas

Lo más leído