20 de Abril de 2024
Mandi’i chyryry

Mandi’i chyryry

Graciela Martínez

Mandii-chyryry-1

Entre los peces del Paraguay, el mandi’i (bagre) ocupa un lugar importante en el consumo popular, especialmente entre la gente ribereña a lo largo de los principales ríos y riachos de nuestro país. Muchos van a pescar esperando presas más importantes, pero el mandi’i siempre está presente para el “jukysy o chyryry” (caldo o frito) en el momento de apaciguar el apetito y seguir esperando algo más considerable durante la pesca que transcurre desde las tardecitas y se prolonga a veces toda la noche. El mandi’i (en guarani), llamado bagre en castellano, es un pez de piel lisa, sin escamas, tiene barbillas cortas y largas, y las aletas dorsal y pectoral terminadas en espinas punzantes.

Los hay de diferentes tamaños y variedad con sus respectivos nombre nativos como el mandi’i (pimoledus clarias, Bloch) propiamente dicho, el mandi’i guasu o mandi’i correntada (pimoledus albicans, Vel), el mandi’i sa’yju guasu (pimoledus ornatus, Kner) grande como su nombre lo indica: además otras tres especies de bagres, de carne poco consistente pero muy apetecible; el patí (luciopimelodus platanous, Gthr,), de carne excelente; el pira para o suruvi (pseudo-platystoma coruscans, Agass.) que puede alcanzar hasta un metro y medio de largo y el jurundi’a (rhamdia sebae, Cuv. y Val.), y por último un tipo de mandi’i que es común encontrar en los riachos y aguas estancadas; esta clase se denomina mandi’i sevói y tiene la particularidad de utilizarse mucho para carnada (mbotáva) y no para consumo del hombre.

El mandi’i chyryry es una de las principales comidas que preparan los pescadores, porque siempre se los atrapa mayor fácilmente que otras especies. Quienes conocen su exquisitez sostienen que fritos es la mejor forma de cocción para su consumo.

Ingredientes

3 a 8 porciones 

Mandi’i cantidad que se prefiera


Jugo de limón, sal fina, pimienta y harina de trigo

Preparación

Una vez conseguidos los pescados de los lugares de venta apropiados, se procede a limpiarlos cuidadosamente. Pero si uno mismo los pesca debe tomarse el trabajo de destriparlos, primeramente cortando por el vientre a lo largo y luego se cortan las barbillas y las aletas. Terminada esta tarea, se condimenta a gusto con abundante jugo de limón, sal fina y pimienta. Se deja reposar durante una hora y luego se los pasa por la harina. Se los fríe en abundante aceite caliente. Según el tamaño de la sartén se pueden colocar de tres a cuatro, siempre teniendo cuidado de no quemarse con las salpicaduras del aceite caliente. Al comienzo es preferible tapar el recipiente hasta que quede consumido todo el líquido, tanto el del pescado como el de limón. Luego se destapa para terminar con la fritura de ambos lados dando vueltas de tanto en tanto hasta que queden dorados y crocantes. Se sirven con papas hervidas, arroz o la guarnición que se prefiera. La mayoría de las veces se sirven como aperitivo para comer con las manos.

6 de Agosto de 2013

alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído