8 de Diciembre de 2019
Rosado al pie de la Sierra
Rosado al pie de la Sierra

COMIENZO ESTA NOTA animándolos a descubrir el mundo de los rosados. Empiezan los primeros calores de verano intenso y considero que es suficiente argumento para apostar por estos frescos y agradables vinos. Salgamos del mito de que son “vinos para mujeres” o de que son difíciles de maridar, entre otras creencias.

Cuando la realidades que son semblantes fáciles de tomar y con un amplio abanico de acompañamientos posibles: desde platos de pasta, arroces,comidas ligeras como ensaladas y comida asiática.

Podemos tener en cuenta que, si es un rosado con tendencia a notas frutales,marida perfecto con pescados y mariscos. Y si estamos ante rosados con paso por madera, podemos armonizar con carne blanca y quesos fuertes o semi curados.

A mí, personalmente, me gustan como aperitivo, entre 4 y 7 °C si es un vino ligero y hasta 10° si tiene crianza en barrica.

Si voy a pensar en rosados con carácter propio, voy a pensar en Navarra, España; una de las zonas vitivinícolas internacionalmente más importantes. La bodega Máximo Abete, ubicada a los pies de la sierra de Guerinda, conforma un escenario perfecto para vinos que ellos denominan“artesanales”. Esta bodega es un legado familiar que llevaron adelante las hermanas Yoana y María Abete. El valor agregado de este establecimiento es, según palabras de sus propietarias: “Nuestra apuesta por lo ‘pequeño’, frente a las grandes cantidades, y por el trabajo manual, frente a las producciones industrializadas. Esto hace especiales a nuestros vinos”.

Es un vino de parcela, de un viñedo de 30 años. Para su producción se utilizó el método de sangrado de lágrima con una sola cepa, tradicionalmente la uva tinta de Garnacha.

CÓMO SE VINIFICA

Este proceso consiste en separar las uvas del raspón y estrujar las uvas que irán a un tanque para una maceración corta, entre 8 y 24 horas. Durante este tiempo, las pieles de las uvas (hollejos) suben a la superficie del mosto. Transcurrido este lapso, el depósito se “sangra” -operación que consiste en abrir el grifo de la parte inferior del tanque y permitir que fluya por gravedad el mosto rosado-.

Luego el mosto se somete a una eliminación de las materias sólidas en suspensión. Se evita la fermentación malo láctica. Como el mosto está en contacto con la piel de las uvas durante muy pocas horas, el vino rosado que se obtiene mediante este método tiene un color muy pálido.

En España, los vinos rosados de calidad y renombre suelen elaborarse con ese método.

NOTAS DE CATA

Pasemos a catar este delicado rosado con una frutilla en su etiqueta, que anticipa lo que vamos a encontrar. En la fase vi- sual tenemos un vino color rosa brillante con destellos rojizos. Es un vino que en nariz posee notas a fruta roja fresca tipo frambuesas, fresas y guindas. Luego, después de un tiempo, aparece un fondo de regaliz y un punto cítrico. Mucha carga aromática. En boca tenemos cierta estructura, taninos suaves y agradables. Realmente muy fresco al paladar, con un final largo, donde permanece el carácter frutal de este vino.

En cada sorbo se siente el esmero en su elaboración, con detalles únicos que solo un rosado nos puede dar. ■

7 de Diciembre de 2018

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído