7 de Diciembre de 2019
Wine South America
Tres días de mucho vino fueron suficientes para demostrarnos que Brasil no es solo playa, samba y fútbol.

 

De Asunción a Serra Gaúcha


Sabemos lo importante que es para las bodegas ser reconocidas a nivel internacional y eso muchas veces se consigue permitiéndole a los potenciales compradores y consumidores conocer los productos de primera mano.

El “boca-boca” no falla y es sumamente efectivo cuando se transmite satisfacción yconfianza sobre el producto juzgado. Y así, gracias a una invitación de Wines of Brasil, el Instituto Brasileño del Vino (Ibravin) y la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil), nos embarcamos en un viaje a Porto Alegre, puntualmente a la Serra Gaúcha en Río Grande do Sul, la cuna de las viñas más tradicionales. 

Nuestro destino, y el de los otros invitados al Fam Tour, era asistir a la segunda edición de Wine South America, la feria internacional de vino más grande de América Latina organizada por Milanez & Milaneze.

25 de Noviembre de 2019

Lucía Pastor

Aurora Espumante

Moscatel 750 ml

La antesala a la feria


El sommelier Vinícius Santiago, nacido en São Paulo pero residente de Porto Alegre desde hace 15 años, ofició de guía turística y lo hizo a la perfección. Su experiencia en el mundo del vino, su gran conocimiento de la región, el excelente español y la amabilidad y paciencia con la que nos explicó cada detalle nos permitió conocer la cultura local, adentrarnos en la gran diversidad de regiones productoras y entender los diferentes estilos de vinos brasileños.

Brasil se está convirtiendo rápidamente en un referente del segmento vitivinícola. La tradición de familias de inmigrantes, la pluralidad de sus terrenos, las diferentes técnicas de producción, la gran amplitud térmica y el uso de avanzada tecnología le han permitido desarrollarse de forma tal que hoy es el que posee mayor crecimiento en consumo del mundo.

Los vinos brasileños son auténticos, con estilo único, muy refrescantes y fáciles de tomar. En Brasil se hacen buenos vinos tintos, rosados y blancos, pero su gran diferencial respecto a los países vecinos, está en la producción de espumantes.

Es en Río Grande do Sul donde se origina el 90% de la producción vinícola brasileña, particularmente en la región de Serra Gaúcha. Allí, el suelo basáltico ofrece mineralidad y buen drenaje, y la altitud promedio de 600 msnm garantiza la frescura. Las características típicas de la zona dan como resultado espumantes suaves, agradables, con acidez notable, refrescantes, fáciles de beber y versátiles para acompañar con comidas. Algunos son preparados por el método Tradicional y otros por Charmat, y en su gran mayoría son resultado de una perfecta combinación entre las uvas Pinot Noir, Chardonnay y Riesling itálico. También sobresale el Moscatel, inspirado en los espumantes italianos de la región de Asti, con gran fuerza aromática y una dulzura característica.

Para reforzar el gran nivel de producción de vinos espumosos finos de alta calidad en Brasil, Vinícius nos adelantó que próximamente Altos de Pinto Bandeira tendrá la primera Denominación de Origen de Espumantes del Hemisferio Sur, incluyendo dentro del territorio vitivinícola de la DO a las ciudades de Pinto Bandeira, Bento Gonçalves y Farroupilha, en la Serra Gaúcha.

Y así, con toda esta información y muchas etiquetas degustadas, nos encaminamos a Fundaparque, en Bento Gonçalves, para convencernos de que todo lo que nos había explicado Vinícius era cierto y que, efectivamente, Brasil debe ser considerado hoy en día en un referente en el mundo del vino.

 

A llenar las copas


Con la copa en mano y el pase de prensa, ingresamos a la segunda edición de Wine South America, la feria internacional de vino más grande de América Latina. 250 marcas expositoras nos esperaban ansiosamente para presentar sus diferentes variedades de vinos, espumantes y jugos de uva. Y aquí debo hacer una pausa. Creo importante comentar que, más allá de no haberme centrado en los jugos porque no fueron el objetivo del viaje, aproximadamente el 50% del volumen total de uvas cosechadas en Brasil se destina a la producción de jugos y derivados. 

Se trata de una bebida 100% natural -sin azúcar agregada ni aditivos artificiales-, muy refrescante y beneficiosa para la salud, a tal punto que se le ofrece a los niños en las escuelas. Volviendo a lo nuestro, la feria reunió, en solo tres días (uno menos que el año pasado), más de 6.500 visitantes de diferentes estados brasileños y 21 países. Sucedieron cientos de encuentros de negocios entre bodegas e importadores, además de muchas charlas, talleres y degustaciones.

Destaco notoriamente la presencia del Master of Wine británico, Alistair Cooper, con quien tuve la oportunidad de conversar sobre la situación vitivinícola de Brasil y otras inquietudes del sector. Cooper no titubeó al afirmar que la región de Río Grande do Sul produce hoy en día los mejores espumantes de América Latina y puede incluso competir con países como Australia, California, Sudáfrica.

De todas maneras aclaró que, para estar realmente a esa altura, Brasil primero debe dar a conocer la gran calidad de los espumantes que produce, educar a los más jóvenes para que prefieran esta bebida antes que otra, y aumentar así el consumo de vino por persona que en este momento está en solo 2 litros per cápita.

Ahora sí, una vez hecho este trabajo interno, el foco debe ser aumentar las exportaciones y salir a competir, mano a mano, con el resto del mundo.

Otro aspecto muy interesante de la feria fue el concurso Wine South America Awards, 10 Star Wines, encabezado por la revista Prazeres da Mesa.

El editor de vinos Marcel Miwa, junto con sommeliers, periodistas, especialistas y enólogos cataron 90 botellas diferentes de las cuales eligieron las 10 mejores.

Según me explicó Miwa, las muestras recibidas se cataron dentro de un contexto puntual según la categoría del vino y se valoraron aspectos como la acidez, los taninos, la integración, la intensidad, la clareza, los aromas y el gusto.

El ranking se publicó el primer día de la feria y funcionó como guía para los visitantes que nos veíamos perdidos ante tanta oferta tentadora y, sin duda, para los potenciales compradores interesados en llevar los vinos a distintas partes del mundo.

Con todo esto dicho, remarco que Wine South America demostró ser una instancia para promover, nacional e internacionalmente, el conocimiento sobre el mundo del vino gracias a la cantidad de países que participaron y al público cualificado que visitó los stands.

Además, las pequeñas bodegas aprovecharon la oportunidad para darse a conocer, intercambiando experiencias y haciendo negocios con nuevos contactos.

Ahora ya sabés. Si tenías dudas sobre qué espumante descorchar para estas fiestas, te invito a que te animes con uno brasileño.

Hay una gran variedad de etiquetas disponibles en el mercado, algunos ideales para acompañar la cena o el postre, otros perfectos para el aperitivo, e incluso alguna botella para descorchar en el brindis de las 00hs.

 

10 Star Wines


Notas relacionadas

Lo más leído