21 de Mayo de 2022
Entrevista a Nick Baker en su visita a Paraguay

Sin Reservas. Con acento colombiano(...)

Baker no llegó a Paraguay con las manos vacías. En noviembre de 2013 participó en Celebrity Mastermind, un concurso de conocimientos de la BBC. Como tema, eligió a Alfred Russel Wallace, naturalista británico que desarrolló la teoría de la evolución de las especies por selección natural en forma paralela a Charles Darwin. La historia se encargó de que Darwin se llevara todo el mérito como el padre de la teoría de la evolución. En realidad, Wallace y Darwin no solo mantuvieron un ida y vuelta de cartas comentando sus respectivas investigaciones, sino además fue el ensayo que Wallace envió a Darwin en 1858 lo que lo inspiró a publicar “El origen de las especies” al año siguiente. Ambos defendieron durante el resto de sus vidas una teoría que revolucionó las ciencias naturales y sentó las bases de la biología moderna, y por eso Wallace merece todo el reconocimiento.

El premio de Celebrity Mastermind se convirtió en una donación para apoyar el trabajo de Guyra y el WLT en Paraguay. El viaje le sirvió a Baker para descubrir personalmente la riqueza y diversidad del Chaco, y compartió su experiencia en una charla en el auditorio del CCPA el 6 de febrero de 2014. Ahí estamos, antes de la charla. En persona, Nick Baker es un tipo accesible, canchero y con cero aires de celebridad televisiva.

¿Por qué elegiste a Alfred Russell Wallace para tu tema de especialista en Celebrity Mastermind? Lo obvio hubiera sido elegir a Darwin...

Si pudiera sentar en una mesa a 4 personas serían Wallace, Darwin, mi madre, quien lamentablemente falleció, y a Jesús. Sería una mesa interesante para hablar largo y tendido. Fuera de broma, elegí a Alfred Russell Wallace porque fue pasado por alto. Fue un naturalista brillante y desarrolló la teoría de la evolución por selección natural al mismo tiempo que Darwin, y hasta se puede decir que incluso un poco antes. Me identifico con él: a diferencia de Darwin y otros naturalistas prominentes de la época, Wallace no tenía dinero. Era un chico de clase trabajadora que se esforzó mucho para llegar adonde llegó. Realizó expediciones alrededor del mundo con su amigo Bates, perdió los especímenes que había recolectado en uno de sus viajes porque su barco se hundió, ¡fue todo un aventurero! Es uno de mis héroes.

¿Cómo será utilizada esa donación para la conservación de áreas silvestres aquí en Paraguay?

No sé exactamente cómo se va a utilizar, pero cuando uno decide donar fondos, se los da a una organización que uno sabe con certeza que va a utilizarlos para las cosas que se deben hacer. Sé que Guyra y el WLT van a utilizar los fondos para sus proyectos de conservación y lo harán de forma efectiva.

¿Qué encontraste en el Chaco?

El Chaco en sí es... ¡guau! Estuve en muchos, muchos países, viajé alrededor del mundo. En el pico de mi carrera visité entre 26 y 28 países por año, así que se puede decir que viajé un poco. Soy un tipo con mucha suerte. Pero el Chaco es distinto a todo lo que vi. No solo porque es increíblemente diverso, sino porque es el pedazo más grande de área verdaderamente silvestre, totalmente prístino, que visité en mi vida. El Chaco y la Antártida se disputan el título. Estuve en Australia central, y sí es desierto, pero es un área ya alterada, así que no cuenta. Esperaba encontrar sabana, y hay sabana, pero no sabía que es la segunda área boscosa más extensa de Sudamérica luego del Amazonas.

Bueno, no va a ser el área más extensa de vida silvestre prístina por mucho tiempo más. No a este paso...

Exacto. Por eso estoy aquí. Estoy horrorizado. John Burton de la WLT está muy preocupado. Él cayó bajo el hechizo de Paraguay hace ya mucho tiempo. Me estuvo contando acerca de la deforestación, de los intereses multinacionales y del aspecto político del asunto, que siempre es complejo. Si ves el mapa de Paraguay, la cosa perfila bien. Sencillamente no hay suficientes recursos para proteger estas áreas. Está la reserva Campo Iris, un parque natural privado, adquirido por el WLT y administrado por Guyra. Es perfecta. Es prístina. Ni siquiera sabemos todo lo que hay ahí, pero sabemos que es genial. Y sin embargo, después de comprarla, un grupo de personas sencillamente pasó directamente a través de la reserva con unas topadoras. Eso es totalmente ilegal, pero no hay forma de defender la reserva. Es como que alguien pase con una topadora por tu jardín trasero y te diga ‘lo siento, pero tengo más dinero que vos y puedo hacer lo que me da la gana’. Eso está mal. Luego vi las fotos aéreas de la reserva, las áreas protegidas, con grandes pedazos faltantes. Se ve como que alguien le metió un puñetazo en la cara a la reserva y se le cayeron muchos dientes. Se ve casi como un pixelado, todo el borde exterior de la reserva está carcomido (...)

Fuera de la experiencia del Chaco, ¿qué comiste?

El país me voló la cabeza. No solo el Chaco. La gente es excepcionalmente amable y amistosa. Para el viaje llevamos nuestros propios víveres, pero tuve la suerte de comerme unos cuantos asados. La carne es cosa seria acá. En el Chaco estuvimos con Thomas y Sabine Vinke, que tienen de mascota un capibara [carpincho] gigante llamado Bubi, que no solo se comporta como un perro y hace unos sonidos requetetiernos, sino que además tiene una tortuga de peluche. Ahí comí un asado magnífico, el equivalente de tres vacas extendidas en la parrilla. Impresiona.

Probé el tereré. Me encantó; algo totalmente diferente a lo que probé en Argentina. Lo que me gustó son sus matices, lo probé con burrito, manzanilla. Y me encantó la subcultura, el hecho de que es una bebida para compartir. Y me fijé también en la variedad de termos, desde los más kitsch de piel de leopardo hasta unos hermosísimos hechos a mano en cuero. Aquí los chicos [señalando a los de Guyra] me regalaron un kit de principiante, termo, guampa y bombilla, así que me llevo un pedacito de Paraguay a casa.

17 de Julio de 2015

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído