21 de Enero de 2021
Descargá la aplicación.
Alacarta App
Jorge Bedoya: "el que se chipa, pierde"

Entrevista a Jorge Bedoya (director de Luna de Cigarras)

A los tres años emigró del país y vivió en Francia, Canadá y Estados Unidos. Fue músico por más de 10 años y viajó alrededor del mundo con la banda de rock que integró en los años 90, The Minstrels, y luego con la producción audiovisual, que se inició en un viaje de gira a Tahiti, en la Polinesia francesa. “Había armado un estudio móvil y recorría las islas para grabar y en uno de esos viajes me encontré con el dramaturgo y cineasta indígena Henry Hiro, un resistente pacifista de los ensayos nucleares en la zona”, cuenta.

Jorge Bedoya trabajó en la tevé de Canadá e hizo documentales para la televisión francesa. Sin embargo, su objetivo siempre fue hacer ficción. “Me gusta construir esos universos”, dice.

En Luna de Cigarras enfoca la imagen que se tiene de Paraguay en el mundo. “Por una parte, la película es una sátira de la percepción de Paraguay en el mundo y por otra, de la que se tiene del extranjero en Paraguay. En Estados Unidos se cree que al cruzar la frontera se ingresa al Far West, y si se piensa bien, hay ciudades allá mucho más peligrosas que cualquiera de esta zona. Además, en el Tercer Mundo la gente cree que en el norte todo es organizado y correcto, cuando allá también existen “favelas”, corrupción y zonas de narcotráfico”, asegura Jorge Bedoya.

En 1971, cuando tenía tres años, la familia de Jorge se mudó a París. “Era un buen lugar para crecer, luego de mayo del ‘69 había una ebullición cultural y en la educación. Desde muy chico nos acercaron a la literatura francesa y yo me apasioné”, cuenta. Vivía en el barrio Le Marais, entonces colmado de artistas. Recuerda que jugaba con sus amigos en Place des Vosges donde una vez el músico Jim Morrison les compró helados. “No sabíamos quién era y al principio le teníamos miedo por la barba y lo grande que era. Al final jugábamos con él”, comenta.

¿Cocinás?

Hago sukiyaki, pho vietnamita, pasta italiana… No tengo especialidad. ¡Me gustan tantas cosas! Siempre quise tener más tiempo y darle más estudio a la cocina. Uno de mis sueños es subir el río Mekong en Vietnam e ir aprendiendo las recetas tradicionales. Me gusta la sutileza de la cocina vietnamita, la combinación del cedrón en las mezclas agridulces.

¿A qué lugares vas a comer cuando viajás?

En Los Ángeles voy a Counters, un deli judío que tiene borch y blinis, y toda la cocina de Europa del este, ahí comés bien y rodeado de ese universo del cine, las 24 horas. En Nueva York me gustan los restaurantes del Canal Street, donde van muchos rockeros que están de gira. En Nueva Orleans –donde hay otra cultura culinaria- solo busco jambalaya, un plato con base de sopa de pescado. En Montreal voy a L’Express y en París, a L´Ambroise. En el último viaje comí agneu (cordero) con romero, menta y limón.

 

 

21 de Agosto de 2015

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído