24 de Junio de 2022
La cerveza, un trago amargo

Un trago amargo

Los cuatro ingredientes esenciales de una cerveza son: agua (en un 90%), cebada malteada (otorga color, dulzor y azúcares), levadura (encargada de convertir los azúcares de la malta en alcohol) y lúpulo.

El lúpulo es la flor de una planta tipo enredadera llamada Humulus Lupulus. Pariente cercano del cannabis, crece en regiones específicas en el mundo. Los mayores productores de esta planta se encuentran en la costa noroeste de Estados Unidos (en los estados de California, Oregón y Washington), Inglaterra y la zona sur de Alemania.

Las flores de lúpulo son las encargadas de otorgar amargor, sabor y aromas específicos a la cerveza. Aparte de estos tres factores, también tienen propiedades antibacteriales, por lo que actúa como un preservante natural.

El índice de amargor de una cerveza es medido según el IBU (International Bittering Units); Unidad Internacional de Amargor, cuyo número varía de acuerdo a cada estilo de cerveza.

Las cervezas tipo lagers comerciales que podemos encontrar en el mercado tienen un promedio de 7 a 12 IBUs, por lo que son bastante leves, sin mucho amargor, sabor y mucho menos aroma. Ya que son destinadas para altos volúmenes de consumo, este tipo de cervezas son las de mayor consumo a nivel mundial y también en nuestro país.

En los últimos años, con la expansión del movimiento de cervecerías artesanales a nivel mundial, estilos tradicionales como Pale Ale, India Pale Ale y otros están resurgiendo y con mucha fuerza.

Pale Ale: Es un estilo de cerveza tipo Ale, tradicionalmente de origen inglés, que se caracteriza por tener mayor cuerpo que una Lager, con un nivel alcohólico que ronda entre el 5 al 6 %, y unos 20 a 30 IBUs de amargor. Son cervezas con un moderado y leve amargor. Las Pale Ales de estilo americano son cervezas bastante más amargas, el IBU ronda entre los 35 a 40, y tienen un característico aroma a cítricos, melón, lichi o pomelo; este estilo está adquiriendo cada vez mayor protagonismo entre los consumidores en el mundo, ya que son cervezas fáciles de tomar pero con un sabor y aroma característicos.

India Pale Ale: Se dice que este estilo se originó con la expansión del Imperio Británico a la India y cercanías. La cerveza era el alimento principal en los barcos, ya que era más seguro que beber agua. Pero teniendo en cuenta las largas distancias, necesitaban encontrar la forma en que la cerveza se mantuviera en condiciones durante todo el viaje, por lo que idearon una cerveza de mayor grado alcohólico y mayor cantidad de lúpulos (ambos actúan como preservantes), para luego ser diluida en una cerveza más liviana llegada a su destino. Los marineros le encontraron el gusto a esta nueva bebida más alcohólica y amarga, dando nacimiento a la India Pale Ale. Existen dos variaciones de este estilo en la actualidad; el inglés, con un nivel alcohólico que ronda entre el 5 al 7% y un nivel de amargor de entre unos 40 a 60 IBUs, son cervezas más robustas pero donde sigue predominando el dulzor de la malta; y el estilo americano, donde el nivel alcohólico ronda entre el 6 al 7.5%, y el nivel de amargor ronda entre los 50 a 70; estas son cervezas donde el amargor, sabor y aroma del lúpulo son predominantes.

La clave en este tipo de cervezas más amargas radica en el balance entre el dulzor otorgado por las diferentes maltas y el amargor del lúpulo.

Si bien estos estilos de cervezas más amargas, con mayor sabor y aroma, son nuevos para los consumidores locales que están acostumbrados a cervezas más livianas, sin mucho sabor ni aromas, la tendencia está cambiando. Algunas cervezas para probar en el mercado local son: Fullers IPA (Inglaterra); Fullers Wild River (Inglaterra); Sajonia Pale Ale (Paraguay); Sajonia Indio Pale Ale (Paraguay).

15 de Octubre de 2015

Rodrigo Silvero

Notas relacionadas

Lo más leído