7 de Octubre de 2022
XX aniversario del Restaurante Mburicao

En un ameno almuerzo con la prensa, Néstor Filártiga, director ejecutivo del restaurante Mburicao, y Javier Rocca, chef ejecutivo del mismo establecimiento gastronómico, compartieron sus experiencias  y también explicaron la nueva propuesta del emblemático lugar fundado en 1995. “La gastronomía asuncena era muy familiar, muy conservadora y muy tradicional" contó Filártiga, recordando la época en la cual el Mburicao abrió sus puertas por primera vez, gracias a la iniciativa de un grupo de amigos. "Fuimos 200 accionistas iniciales, hoy somos 193. Aportamos un capital que en ese momento fue un monto importante para encarar un proyecto de esta naturaleza" agregó. Filártiga resaltó que la apertura del restaurante fue un punto de inflexión en la gastronomía asuncena ya que contó con el chef Francis Mallman, uno de los más reconocidos y prestigiosos de Argentina. También expresó que Rodolfo Angenscheidt, quien permaneció como chef ejecutivo por 14 años, también dio una característica particular al restaurante.

Sobre la creatividad que el comensal puede encontrar en los platos del Mburicao, Javier Rocca contó que la experimentación es un trabajo permanente de todo el año. "No hay eso de 'Me desperté y me inspiré'. Es trabajar y trabajar hasta encontrar el punto" expresó el chef ejecutivo. Recientemente, hubo una renovación del menú, el cual está dirigido hacia el gusto principal del paraguayo: las carnes rojas, pero sin descuidar las otras opciones, como pastas y frutos de mar, además de postres y bebidas.

Este año, Mburiaco S.A. dio un paso importante al empezar a trabajar en el Club Centenario, encargándose de los servicios gastronómicos para los eventos, el restaurante Cincuentenario, el Gran Bar y las salas de juego, con un equipo profesional liderado por el chef ejecutivo Javier Rocca.

"Permanecer 20 años en el mercado gastronómico asunceno es un logro poco común, por muchos motivos. Hay una estadística internacional que dice que el 66% de los nuevos negocios gastronómicos cierran antes de los dos años. Nada garantiza que un negocio gastronómico pueda permanecer en el tiempo indefinidamente. Es un trabajo constante porque la gastronomía es un examen permanente: cada comensal y cliente es un examinador o crítico" explicó el Filártiga.

11 de Noviembre de 2015

webmaster

Notas relacionadas

Lo más leído