17 de Agosto de 2022
Parrilla Creativa Mistura

mistura02Por Violeta Escobar

Grandes canciones, historias y hasta confesiones han surgido de las reuniones alrededor del fuego. Esa llama (...) ha sido una gran responsable en nuestra evolución social.

Es por eso que amo las parrillas coreanas y todo lo que surge alrededor de ellas. Hay algo en el fuego en medio de la mesa que suaviza, entusiasma y libera a la gente. Mistura provee todo lo que uno necesitaría para disfrutar de una noche alrededor de una fogata social culinaria. La mesa con la parrilla en el centro, los típicos palillos coreanos de metal, los ingredientes de altísima calidad y hasta un extractor muy innovador diseñado por el mismo dueño (...) En esta ocasión, controlamos la ansiedad de encender el corazón de la mesa y arrancamos primero con tres aperitivos. El “Roll Vietnamita” que consistía en verduras de estación y camarones, envueltas en papel de arroz, acompaña salsa de soja, hierbas y ají & salsa agridulce de maní (G 53.000); las “Marineras de lomito”, lomito vacuno rebozados en harina de trigo, huevo y leche, acompaña salsa de mostaza antigua (G 55.000 ); y finalmente unos “Tiraditos”, que son finos cortes de tilapia y salmón, limón, hierbas, ají y salsa de soja (G 65.000) fueron los iniciadores del ritual (...) Mientras esperábamos en el intermedio, nos prepararon el trago del día: una deliciosa mezcla de frutos rojos, frutilla, Ciroc Berry, agua tónica y una ramita de menta. Perfecto para refrescar el paladar. Y ahí llegaron los Banchan. Los Banchan son las diferentes miniguarniciones que acompañan a las carnes cocidas en la parrilla. En este caso llegaron diez (¿o eran doce?) platitos que contenían verduras, cous cous, papa alemana, repollo, patacones con crema de aguacate, ensalada criolla, arroz a la griega y uno con una mini sopa paraguaya que fue mi favorito, todo muy delicioso y fino. Empezamos. Una vez a punto la parrilla cocinamos primero el lomito vacuno, marinado en aceite de oliva, salsa de soja, azúcar morena y balsámico di modena( G 85.000). [unitegallery lugares_mistura] Una vez terminado el lomito, pasamos a la carne estrella: el “Wagyu”. Esta vez, marinada en aceite de oliva, salsa de ostras, salsa de soja, azúcar morena, ají fresco y balsámico di modena (G 125.000) de sabor extremadamente delicado, con una textura poéticamente suave y cremosa que se deshace en la boca. Esa carne fue lo más cercano al cielo y al infierno que estuvimos esa noche. Con la mesa más desordenada que mi casa y las mejillas rojas por culpa de los picantes y las llamas se podría decir que la noche había llegado a su fin sin mucha dignidad, pero Nico (uno de los dueños) obviando estos datos suelta como quien no quiere la cosa: “Ya que estamos, ¿no quieren probar el cordero?” Como diría la frase “mi corazón dice que sí, pero mi cuerpo dice que no” estábamos llenos sí,  pero no, por supuesto que nos resistimos. Ese cordero fue el acabose inmediato, el principio del fin, la mecha que hizo estallar los pantalones de la mesa. Vergüenza me da admitir que ni un alfiler dulce pudimos pedir a causa del previo abuso total y desmedido sin remordimientos. Y por más mal que suene, no me arrepiento de que el cordero haya sido nuestro postre. En Mistura, cocinar a las brasas es comulgar. Un momento íntimo en el cual los comensales cometen el pecado de compartir en demasía algún que otro secreto mientras las carnes se someten al ritual de cocción en un ambiente lleno de texturas terrenales.


Datos: D. Ocampos Lanzoni 243 e/ Andrade y Guido Spano T. + 595 981 176 373 H. Lunes a Sábados de 20 a 00

26 de Diciembre de 2016

webmaster

Notas relacionadas

Lo más leído