27 de Enero de 2021
Descargá la aplicación.
Alacarta App
Entrevista al Dr. Jorge Molina, Físico de partículas elementales

Entrevista al Dr. Jorge Molina, Físico de partículas elementales Jorge Molina llega puntual a su cita con Alacarta, un poco nervioso y pidiendo cortésmente que nos demos prisa, porque tiene que ir a San Lorenzo. “Soy vegetariano” dice cuando le pregunto qué primer plato va a ordenar, mientras el mozo de La Roca le sirve una gaseosa con hielo y limón. Empezamos la entrevista. ¿Por qué te hiciste vegetariano? “Fue hace 13 años, comenzó como una inquietud, para no comer animales, después me sentí tan bien que no me pasa por la cabeza comer carne, me siento más saludable, más liviano”. ¿Prefieres dulce o salado? “Dulce” . ¿Tienes algún plato favorito? “Me gusta mucho la comida paraguaya, la que no lleva carne. En especial la chipa, aunque no creas. También la pizza; me gustó mucho el Deep Dish de Estados Unidos, nada sano por cierto.” De todos los viajes que has hecho, ¿recuerdas algún restaurante que te haya cautivado especialmente?  “En Madrid frecuentaba uno llamado Maoz y luego otro llamado Da Nicola. Al ser vegetariano son pocas mis opciones, sin embargo en Estados Unidos fue donde más variedad encontré, no solo en los restaurantes sino en los supermercados donde hay secciones de slow food con una diversidad inmensa, algo que no se ve en otras partes del mundo. Suelo comer al paso. Me gusta mucho el sistema portugués de comer parado, por eso en Brasil me sentía muy cómodo.”Definitivamente no eres de los que se les conquista por el paladar. “No” (risas). ¿Tienes alguna anécdota gastronómica que contarme? “Ninguna”. ¿Conoces la cocina molecular? “Escuché hablar, pero no la conozco”. ¿Un hobbie más allá de la física? “La música”. Se me acaban las preguntas. Jorge Molina no le dedica demasiada atención a los placeres del gusto, lo suyo es otra cosa. Se despide amablemente y se marcha. Pasión por la ciencia Lo que más llama la atención de Jorge Molina es su participación en las investigaciones relativas a la búsqueda del Bosón de Higgs (reciente Premio Nobel de Física). Y aunque él mismo considere que dicha colaboración se trate solo de “un granito de arena”, no resta méritos. Al terminar su segundo postdoctorado en el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas de Madrid, donde colaboró con dicho proyecto, fue contratado como profesor-investigador en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción, siendo nombrado director del Laboratorio de Mecánica y Energía de la institución. Durante ocho horas diarias su labor consiste en supervisar investigaciones sobre los biocombustibles nacionales, sobre el gas extraído en el Chaco, así como distintos estudios de biodigestores para el tratamiento de aguas residuales (soluciones para erradicar la contaminación de la bahía de Asunción y el lago Ypacarai) y para la obtención de biogas, combustible que podría utilizarse “en las casas del interior del país a fin de reemplazar a la leña”. En el tiempo que resta continúa colaborando con el CERN en un nuevo proyecto destinado a renovar algunas cuestiones del detector de particulas CMS del acelerador de partículas de dicha institución. Sigue trabajando en la búsqueda de materia oscura conjuntamente con FERMILAB. Su especialidad lo ha llevado a vivir temporadas en España, Estados Unidos, Canadá o Brasil, habla cuatro idiomas. ¿Cuál es su opinión acerca del I+D en Paraguay. “Hay mucho por hacer en ese sentido. Lo poco que se ha hecho no tiene continuidad. Por esa razón hay muchos científicos que eligen vivir fuera. Volver acá y comenzar de cero, exige tener un espíritu emprendedor y sobretodo mucho aguante. A pesar de lo dicho “se está haciendo algo, de tres o cuatro años a esta parte se nota la diferencia. Hoy podemos decir que hay un pequeño núcleo de científicos.” Y declara rotundo: “si el país va a industrializarse, debería apostar a la ciencia, porque ésta mueve mucha gente y gente que se esfuerza.”

11 de Junio de 2014

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído