21 de Mayo de 2022
Maricarmen Sequera: Desayuno en bandeja

[unitegallery Maricarmen_Sequera_Desayuno_en_bandeja]

 

El desayuno, dicen los nutricionistas, es la comida más importante del día. Saltarse el desayuno es como emprender un viaje en auto con el tanque vacío. Los cinco minutos más que se roban sucesivamente al despertador y el apuro por sortear un tráfico cada vez más agresivo conspiran contra el desayuno. Pero precisamente porque tiene mucho que hacer fuera de casa y una vez que sale por la puerta no sabe a qué hora vuelve es que Maricarmen Sequera le pone garra al desayuno. Es también, confiesa, su única especialidad culinaria.

Desde el balcón del séptimo piso de la calle Caballero se ve toda la bahía y buena parte del centro. Maricarmen comparte el departamento con una amiga y una canichita blanca, pero cada quien se agencia culinariamente: “Generalmente almuerzo afuera. Como tenemos horarios distintos, cada una se arregla. Y cocinar para uno solo, pfff, para eso existe el delivery. No me interesa cocinar para mí sola. Creo que mi creatividad la canalizo por otros medios, no por la cocina. Eso sí, me gusta levantarme y tomarme un buen café y preparar el desayuno, sobre todo salado, ya que no soy muy dulcera” admite. ¿Qué forma parte de su definición de un buen desayuno? “Cereales, lácteos —me gusta mucho la leche—, yogurt a veces, un jugo de vez en cuando, y un sándwich, pero no de pan, sino de galletitas de arroz con un buen queso.”

Abogada de formación, desde muy chica le interesó la cultura, pero según confiesa, la creatividad no es su fuerte. Al terminar la carrera, encontró una veta que le permitió unir su interés por la cultura con su pasión por la defensa de derechos, especializándose en el área de propiedad intelectual. Hoy Maricarmen es representante de Creative Commons en Paraguay, directora ejecutiva de TEDIC (Tecnología, Educación, Desarrollo, Investigación y Comunicación) y, además, trabaja en asesorías en su área de especialización, por lo que realmente no tiene tiempo para cocinar. Todo su trabajo aún tiene muy poca difusión en Paraguay, aunque es un área decisiva por la importancia que Internet tiene en nuestras vidas, aunque nosotros todavía no nos hayamos dado cuenta. De hecho, gran parte del trabajo que realiza Maricarmen con todas estas organizaciones es pelear por nuestros derechos mientras nosotros andamos embobados con nuestros smartphones y redes sociales.

“Nos dedicamos no solo a concientizar sobre la importancia del acceso abierto, por ejemplo, a los datos del gobierno, sino a desarrollar estas plataformas tecnológicas para dar solución a problemas sociales o que tengan un impacto social. También trabajamos la defensa y promoción de los derechos digitales. La primera campaña que organizamos fue contra el canon digital, contra la concentración de la copia privada de derechos de autor. A partir de esa primera campaña nació TEDIC”, recuerda Maricarmen.

¿Cumple el estereotipo de techie (nerd tecnológico) amante de la pizza? “¡No!”, se ríe, “no soy muy pizzera pero sí amo la tecnología. Gracias al trabajo conozco a muchos programadores y diseñadores web, gente muy interesante con la que estamos trabajando muy de cerca. No es que tenga una comida favorita o me guste algo específico, pero tengo bastante apertura para probar cosas nuevas. Desde muy chica tuve oportunidad de viajar acompañando a mi tío [Mito Sequera, reconocido antropólogo que desarrolló varias investigaciones sobre pueblos originarios] a Alto Paraguay. Comíamos ancas de rana o camalotes con miel, cosas que hace diez años eran de un exotismo total. Supongo que esas experiencias me abrieron el paladar. Me gusta probar delicadezas. Ahora por suerte mi trabajo también me lleva a viajar mucho, y colecciono productos gastronómicos de mis viajes, como un ron excelente que traje de Colombia o los chapulines que me traje de México.”

22 de Octubre de 2015

Alacarta

Notas relacionadas

Lo más leído